Categories Alpargata ViajeraEspañaMadridViaducto de SegoviaViajes

¿Conoces qué hay detrás del Viaducto de Segovia?

El viaducto constituye una prolongación de la calle de Bailén, situada en su parte superior, y  a su vez salva el desnivel de la calle de Segovia, que se ubica en perpendicularmente a sus pies, uniendo la zona del Palacio Real con las Vistillas en Madrid.
Cuando pasé por primera vez por la calle Segovia de Madrid quedé admirada por el imponente viaducto que pasa por encima, me parecía un lugar familiar por su diseño. Tenía esa sensación de conocer el lugar, aunque sabia que nunca habia estado ahí.

 

 
Centro Simón Bolívar Caracas Venezuela. Foto Carlos Gomez
Entonces fue cuando mi memoria me transportó mentalmente a Caracas y me llegó la imagen del Centro Simón Bolívar, el diseño de ambas infraestructuras poseen un arco enorme y atractivo. Ambas son imponentes construcciones, verdaderas joyas arquitectónicas.
 
Lado este del viaducto. Foto Luis Garcia
Realmente el viaducto posee dos arcos enormes, por lo que la vista alcanza solo uno si vas por la calle de Segovia de Madrid, que fue el lugar donde iba pasando cuando mentalmente me transporté a Caracas. Antes de este viaducto existió uno otro, construido en la década de 1930 para sustituir a otro de hierro erigido en 1874. Pero el que vemos hoy día es el resultado de numerosas restauraciones realizadas con el objeto de ajustar sus estructuras a la creciente demanda de tráfico.

El puente de los suicidas

Popularmente se le conoce como “el viaducto”. Aunque también le llaman el puente de los suicidas porque desde sus inicios fue, tristemente, un símbolo popular para suicidarse en Madrid. Cuenta la leyenda que para la época de su inauguración era una de las estructuras más altas de Madrid, con 23 metros de altura,  lo hacía un precipicio atractivo para quienes querian quitarse la vida. A finales del siglo XIX Madrid, en una ciudad de casas bajas. Ocurrieron muchos suicidios que salian a la luz pública. Hasta que cambiaron las barandas de modo de que la gente no pudiera saltar por ahí. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *