Categories aventuraemociónEuropaRusiaVeranoViajeraviajerosViajesvida

¿Qué conoces de Moscú?

Moscú es la capital de Rusia, un lugar muy lejos de mi patria Venezuela, y es el lugar más lejano que he visitado.
Como latinoamericana, siempre había sentido alguna cercanía con la cultura de los países europeos, puesto a que, por ejemplo, la Torre Eiffel la ves en la TV, en la ropa, en los perfumes, en los bolsos… ¡prácticamente en todas partes! sabes que hasta en Las Vegas (USA) hay una réplica. La comida italiana la conoces, especialmente la pasta con salsa napolitana, boloñesa; y ni hablar de la “Madre Patria” España, sabes que los españoles son parte de tu historia, porque colonizaron Venezuela.
Pero… ¿Que conoces de Moscú? Es muy difícil responder. Podría decir que he oído de la ruleta rusa, los Kaláshnikov, legendario fusil de asalto soviético, las montañas rusas, pero la verdad es que se muy poco sobre la cultura de esas tierras lejanas.
Muchas han sido las ocasiones que les he contado a mis familiares y amigos la anécdota de mi viaje a Moscú y siempre había dicho “tengo que escribirlo”. En mi viaje a la capital rusa sentí muchas emociones, debido a que sostuve un encuentro con una cultura totalmente diferente a la mía; no tengo ni la menor idea de su idioma, el alfabeto es diferente y la gente también.
La llegada al aeropuerto… Москва-Домодедово
 
Cuando llegué al Aeropuerto Internacional de Moscú-Domodédovo me encontré con un mundo totalmente diferente. En las taquillas de información no hablan español, ¡nada absolutamente nada!. En este viaje anduve con dos mochileras Adriana y Paola, que estuvimos dispuestas a conocer la cultura rusa, aunque no conocemos el idioma y contábamos con un dominio muy básico de inglés.
 
Al llegar lo primero que hicimos fue cambiar dinero, teníamos euros y debíamos cambiar a rublos (la moneda rusa). Recuerdo que Paola se acercó a la taquilla de cambio y con señas le dijo a la señora que necesitaba cambiar dinero, y así pudo cambiar. Pero yo no tuve la misma suerte de Paola, cuando me acerqué la señora cerró la ventanilla, siempre tendré la duda si fue que se estresó porque no hablábamos su idioma o quizás fue por lo que en el mundo llaman “racismo”. En fin.. Fui a otra taquilla (ahí mismo en el aeropuerto) y me cambiaron el dinero, Adri también cambió.
En segunda instancia Pao se acerco a la taquilla de información a preguntar por la dirección de nuestro hospedaje, como dirían coloquialmente en Venezuela “no le entendieron ni papa”. Luego me acerque yo, hablando despacito con mi inglés “very very basic”, al menos el agente de viajes me entendió un poquito y viceversa, me dio una hoja del mapa del metro de Moscú, indicándome donde tenía que bajar para llegar al hospedaje.

Moscú y su metro… Московский метрополитен

 
Al salir del aeropuerto emprendimos nuestra aventura en Moscú. Tomamos un bus hasta la estación de metro Kiyevskaya, la hoja que me habían regalado con el mapa estaba escrita en alfabeto occidental, pero obviamente en el metro todo estaba escrito con el alfabeto ruso.

Tverskaya… Jamás te olvidaré

La ubicación del hotel Versal na Tverskaya aparentemente era sencilla. Cuando llegamos a la estación Trveskaya nos bajamos, salimos del metro y nos encontramos con un día nublado, con una ligera llovizna, y eso que era pleno verano (2013). Caminamos buscando el edificio, entonces lo encontramos. ¡Aquí esta!. Pero… La puerta estaba cerrada, tocamos y nadie abría, ahí estuvimos un rato esperando hasta que salió alguien, y así pudimos entrar.
Cuando pasamos la puerta resultó que el edificio era como una fachada y salimos de nuevo a otra calle. En esa búsqueda de nuestro hospedaje, tardamos como 2 horas y media, caminamos por todas partes buscando la dirección, que constaba de dos números, y no lo encontrábamos. Vimos a unos señores que amablemente querían ayudarnos pero no entendíamos lo que decían. Habían dos hoteles cerca, en uno que se veía muy lujoso, pregunté el precio “how much cost a room three night?” y la persona que me atendió me dijo muchas cosas de las que resaltó que “it is very expensive”, sacamos la cuenta y realmente si era muy caro.
Paola se quedó en la acera cuidando las 6 maletas que cargábamos, mientras que Adriana y yo fuimos a averiguar el precio de la habitación en un hotel que vimos llamado “Lovely Place”, estaba escrito en inglés pero parecía uno esos lugares donde crees que te pueden raptar.

Lagrimas de viajeras

Cuando regresamos Paola estaba llorando, es que como les dije, fueron 2 horas dando vueltas en el mismo lugar sin encontrar el hospedaje. Pero milagrosamente encontramos el edificio con el número de la dirección, solo que la puerta estaba cerrada, el timbre no funcionaba y tuvimos que esperar que alguien saliera. Cuando subimos nos dimos cuenta que fue que el edificio estaba recién pintado y por eso no estaba la información del hotel visible.
Nos recibieron unas señoras rusas muy amables, que evidentemente están acostumbradas a relacionarse con turistas de todas partes del mundo. No fue difícil comunicarnos con ellas porque usamos el google traductor. El hotel es muy bonito, lo que más me llamó la atención fue la preciosa lámpara de nuestra habitación.
Después de relajarnos un poco, salimos a comer hamburguesas en el restaurant Beverly Hills Diner al estilo americano ubicado en el corazón de Moscú. El menú estaba en inglés y en ruso, por fortuna pedí una hamburguesa deliciosa y luego comí un helado.
Continuará…
Si quieres leer la continuación de este viaje haz click en el siguiente en lace ¿Qué conoces de Moscú? (Parte II)

One thought on “¿Qué conoces de Moscú?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *