Los Heavys de Gran Vía son un icono de Madrid

1
La primera vez que los vi fue el año pasado en agosto, cuando estaba con unos amigos invitando a la gente a irse de fiesta por Puerta del Sol y por la Gran Vía, era verano y por eso a las 20:00 aún los rayos del sol iluminaban la ciudad, así que los pude mirarlos detalladamente con sus trajes espectaculares de heavy rock, sus tatuajes, sus accesorios y su look desaliñado. Sinceramente pensé que eran unos rockeros aficionados como podría ser cualquiera en una gran capital como Madrid, pero no es así ellos son iconos de la ciudad.
 
Otro día los volví a ver, quizás con un poco de miedo porque a veces los rockeros me dan esa sensación, es por culpa de Marlyn Manson. Aunque me gusta el rock un poco, y justamente escucho a ACDC, una de sus bandas favoritas. Otro día andaba con un compi y me dijo “hostias esos son los hermanos Alcázar, siguen ahí son unos rockeros que se la pasan en la Gran Vía, son famosos por eso, porque siempre están ahí”, en ese momento comprendí que no era casualidad haberlos visto varias veces por ahí.
 
Pasó el tiempo y les perdí la pista, no porque ellos no fueran a la Gran Vía, sino porque simplemente yo no pasaba por ahí a esa hora. Luego los volví a encontrar por la calle Fuencarral un día, otro día, y otro día, es porque por esa calle suelen ir andando hasta llegar a la Gran Vía. Uno siempre va caminando por la acera y el otro por la calle. Cuando andan no pasan desapercibidos, es imposible. Los veo con mucha frecuencia por la calle Fuencarral, Emilio que es el que suele ir andando por la acera empezó a saludarme, mientras que José va por la calle.
 
Un día los abordé, les dije que me gustaría entrevistarlos, me respondió Emilio muy amablemente -“si cuando quieras ve a la Gran Vía como a esta hora y hacemos la entrevista”. Eran las 6:45 pm, o como dirían en España las siete menos cuarto. Así que con mucha emoción fui un día a esa hora a la Gran Vía cerca del metro, y ahí estaban. Emilio que es el que suele llevar la pañoleta me dijo que le hiciera una pregunta a él y otra a José. De tantas interrogantes esto fue lo que les pregunté:
 
 

-¿Cuánto tiempo piensan estar en la Gran Vía?

 
Emilio: Es parte de la revolución que hacemos nosotros, y debe hacer cualquier ser humano, yo creo que es ver el momento presente siempre, como la única sección temporal que te interesa, nosotros siempre que venimos aquí, o estés donde estés, pero para nosotros venir aquí siempre es como el primer día, aunque lleves mucho tiempo, porque es como que si siempre se renueva, aunque lleves 15 años viniendo aquí, porque el principio y el final lo vas poniendo tu cada segundo, así que el futuro cualquiera sabe, porque todos tenemos un destino que no conocemos, y lo interesante es eso, que no lo conocemos, así que tú le das la forma que para ti tenga sentido, así que el primer día es como el ultimo, y Carpe Diem a saco  es la filosofía.
 

-A ustedes les gusta la libertad en su máxima expresión ¿estar aquí siempre no es una forma de no ser libres?

 
José: Esa es una pregunta muy buena porque es verdad que siempre haces todos los días algo de alguna manera parece un poco la privación de la libertad. Pero nosotros lo vemos en un sentido como más metafísico el concepto de libertad, que no tiene nada que ver con el uso que se le da aquí de actividades, sino que es un sentimiento mucho más profundo, no es ni siquiera mental es algo espiritual. De alguna manera nosotros estamos aquí tratando de resistir ante la presión del sistema, y ya eso es bastante libertad. La libertad que nosotros aspiramos es una libertad total, digamos que va mucho más allá incluso de la propia mente, es un vuelo metafísico, y por supuesto la cima de la montaña para cualquier ser humano que se aprecie es ser libres sí.
 
 
 
Luego sostuvimos una conversación amena, me dijeron que antes de ir a la Gran Vía, siempre van a visitar a su madre que está en una residencia “la madre lo es todo” dijo José. Ambos reflexionaron acerca del amor de la madre que es más importante incluso que el del padre. También pude constatar su historia desde su propia voz, van desde el año 2004 a la Gran Vía porque ahí estaba su tienda favorita de rock y protestan porque antes la zona era más cultural. Hoy día ha cambiado bastante con las tiendas que han puesto. Me dijeron que no tienen ordenador y no se conectan a internet. Emilio me dijo que tiene un móvil pero lo usa como teléfono fijo y lo deja en casa, se ha sorprendido porque mucha gente tiene su número sin el habérselo dado.

 

Para mí son unos personajes bastante interesantes, son famosos y los consideran iconos de Madrid. Pero son más que unos rockeros, son unos filósofos, que tienen mucho que aportarle a la gente que le interese hablar con ellos. Dejaron de consumir drogas y alcohol hace tiempo porque sus amigos incluso su hermano murieron a causa de ello. Así que son un ejemplo de constancia y de libertad de expresión. Seguro los seguiremos viendo por la Gran Vía. Nos vemos caminando por ahí. 

Kaiser S

One thought on “Los Heavys de Gran Vía son un icono de Madrid

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

A remar en Casa de Campo

Lun May 22 , 2017
Casa de Campo es un parque que está ubicado al sur de Madrid, tiene unas 1722,60 hectáreas que lo convierten en el mayor espacio natural y parque público de la ciudad. Tiene muchas atracciones como el teleférico, el parque y el lago. Esta vez fui a remar en el inmenso lago, donde viven […]