Categories aventuraEuropaGenteLondon EyeLondresViajeraviajerosViajesvida

Londres: una metrópolis de película

Para una latina que apenas entiende inglés en un nivel muy básico, estar en Londres es como ver en cine 3D una película pero sin la letras correspondientes para la traducción al español. Así me pasó muchas veces me preguntaba ¿y los subtítulos?.
Viajar a Londres es como estar en una película, en Trafalgar Square pude recordar la escena de la película 101 Dálmatas, en donde Anita andaba en bicicleta paseando a  su perrita Perdita, ahí se encontró con Roger y su perro Pongo, que prácticamente por iniciativa de pongo se cruzan en el camino. Pero más allá de las memorias de película, es importante acotar que Trafalgar Square es una plaza del centro de Londres construida para conmemorar la batalla de Trafalgar (21 de octubre del año 1805). Además, es un sitio turístico famoso por sus palomas.

También es memorable el Big Ben, muy famoso en las películas. Se trata de la gran campana del reloj situado en el lado noroeste del Palacio de Westminster, sede del Parlamento del Reino Unido, en Londres, pero su verdadero nombre era Clock Tower hasta que en el año 2012, pasó a llamarse Elizabeth Tower. Tuve la oportunidad de subir al London Eye y ver desde las alturas al río Támesis y al famoso Big Ben. La sensación de subir lentamente en el London Eye, un viaje a la luna gigante. Luego entré al acuario Sea Life, que queda muy cerca, ambas sensaciones de movimiento lento me produjeron un leve mareo.
 
Por otro lado, la calle Baker Street sin duda me hizo recordar a Sherlock Holmes, uno de mis personajes de ficción favoritos, que habitaba en la dirección ficticia 221B Baker Street. En la zona hay un restaurant llamado el café de Sherlock Holmes, una estatua del famoso detective y muchas cosas alusivas al personaje. Algo que me causó varias veces confusión fue la manejada por el lado contrario de los londinenses, en primer lugar vi a un niño del lado izquierdo en el carro que me hizo pensar ¡está muy chiquillo para conducir!. Pero ya en media hora te acostumbras.
 
El Palacio de Buckingham es otro lugar muy emblemático de Londres. Visité la residencia oficial de la monarquía británica con la ilusión de ver al príncipe Williams y saludar a la Reina Isabel pero solo vi a los custodios del palacio y a muchos turistas. Es muy lindo el lugar, también recordé cuando murió la princesa Diana y miles de personas acudieron al palacio a llevar flores.
Me gustó mucho Londres por su impecable organización y sus emblemáticos lugares. Algo que me agradó bastante fueron las flores ornamentales en los postes. Anduve en el segundo piso de un bus (city tour) y a esa altura veía las flores. El verano es fresco en Londres. Siempre había escuchado que los ingleses son personas frías, pero tuve otra imagen de la gente porque me encontré con personas amables.

One thought on “Londres: una metrópolis de película”

  1. Hola… Saludos y felicitaciones, buen trabajo al resaltar parte de la belleza de London lo cual lo hace atractivo para los visitantes latinos
    Tu alpargata viajera, me hizo recordar muchos detalles hermosos guardados en mis recuerdos me hacen querer ir de regreso a UK. He tenido la oportunidad de ir a ese bello país tres veces y la ultima vez, fueron unos cuantos meses, el cual me permitió descubrir lo hermoso de London digno de ser comparado con un cuento hada en donde sus días son tan largos como la luz de sol, parece un gran paraíso ecológico con calles pintorescas de fachadas hermosas siendo los grandes y voluminosos jardines de colores el centro de atracción que llena de alegría la vista. A mi manera de ver y por los últimos meses que viví allí London se nos hace muy atractivo por el cambio radical de cultura basado en la ecología y la limpieza todo funciona a la perfección jamás olivaría los paseos por los parques de basildon o las calles de Essex como tampoco sería posible olvidar tomar el té a diario a las cinco de la tarde o los fines de semanas de paseo en underground con sus pasillos y calles con viento frio caminar rápido entre la gente.
    Sin duda alguna desde mi experiencia recomendaría a cualquier latino que vaya a London no dejar de visitar y pasearse para tomarse unas selfie: en la catedral de san pablo, el world strip , la noria o eyes, comer en nando's, a bailar a liquick o sugar hot claro después de visitar el Tower Bridge o algunos de sus catillos emblemático para tomarnos la típica foto con algún guardia real de esos que parecen como muñecos de será con sombreros extraños.
    Son tantas cosas que recomendaría visitar, pero sobre todo estar en contacto con la naturaleza y todos esos hermosos paisajes que hacen sentir tantas energías positivas y por supuesto no se puede ir a London sin antes comprar algunos recuerdos para nuestros seres queridos y amigos en el blue wáter centro comercial donde compra la reina Isabel.
    Deje muchos recuerdos buenos amigos noches maravillosas de fiestas, días agradables en familia, pero también muchos más sitios que quiero visitar espero dios y el destino me pongan en mi camino de vuelta a tan maravilloso sitio con gente que a pesar que son un poco frio en tratos son muy excelentes personas que saben acoger a los visitantes y turistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *