Categories Viajes

Blanca nieve de Puerto Coto #Invierno

Uno de mis 21 deseos viajeros para este año 2018 era ver la Blanca nieve de Puerto Coto, lo he cumplido al visitar la Sierra de Guadarrama en invierno para disfrutar de la nieve.  Afortunadamente a principios de enero ha sido uno de mis deseos cumplidos y superado porque llegué hasta el Puerto de Coto.

El viaje lo inicie desde la estación de Atocha en Madrid donde confluyen todos los trenes de cercanías. Allí tomé el tren hasta Cercedilla, por la A-6, para hacer un recorrido de 91,8 kilómetros durante 1 hora 11 minutos. El boleto tiene un precio aproximado de 5€ (viaje de ida) desde Atocha hasta Cercedilla.

Al llegar a Cercedilla la nieve cubría los rieles del tren, el clima fresco se sentía a flor de piel. Por eso es recomendable ir muy abrigado para evitar un resfriado. Siempre hay que disfrutar de los paseos con las previsiones necesarias. En la estación de Cercedilla compré un boleto para subir al otro tren que me llevaría a la Sierra, por un precio aproximado de 17 € (viaje ida y vuelta).

En el tren habían muchos turistas propios y extranjeros, como estaba lleno me tocó ir de pie pero el trayecto no es muy largo. Aproveché para mirar por la ventana los paisajes hermosos y las vistas maravillosas de la sierra, con los arboles cubiertos de nieve, las casas con los techos blancos y el ambiente propio de invierno.

En medio del camino el tren se detuvo por una falla técnica que repararon en unos 5 minutos. Prácticamente en la estación Navacerrada nadie se bajó por confusión porque no había un anuncio del lugar. Por ello segui mi trayecto y asi llegué a Puerto Coto.

El puerto de Cotos es un paso de montaña a 1830 metros de altitud, situado en la sierra de Guadarrama y que separa las provincias de Segovia y de Madrid (España). Tiene varios miradores y los paisajes con nieve son espectaculares. Es ideal para ir a disfrutar de la nieve, si quieres hacer un muñeco de nieve ahí puedes hacerlo en invierno. Mi encuentro con la nieve fue emocionante. Nos vemos caminando por ahí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *