Categories aventuraCamino de SantiagoEspaña

De Astorga a Ponferrada #CaminodeSantiago

La segunda etapa la cumplí de Astorga a Ponferrada con un recorrido de 53 kilometros. Salí a las 7 de la mañana del albergue con mucha energía y entusiasmo. La primera parada la hice en una aldea llamada El Ganso, ahí me senté a descansar y desayunar.

 

El recorrido estuvo bastante interesante con un ligero ascenso hasta llegar a Rabanal del Camino. Cuando llegué al pueblo ya se me había agotado el agua y le pregunté a un señor de allí por la fuente mas cercana y me dijo que había una al final del pueblo. Pienso que me vio tan deshidratada y agotada que me llamó y me dio agua de un grifo de su casa.

 

 

Seguidamente empezó un ascenso duro, era una pendiente fuerte. Me tuve que bajar de la bici para poder subir porque no podía pedalear, había mucha dificultad en el camino sumado a esto que la bici era muy pequeña. Así que poco a poco llegue hasta la Cruz de Ferro.

 

La Cruz de Ferro (en gallego) o Cruz de Hierro​ es un crucero que se halla en el punto más alto del Camino Francés, ​ a unos 1500 msnm.​ Está situado entre las localidades españolas de Foncebadón y Manjarín.

El descenso

Luego empezó un descenso hasta el valle del Bierzo. Este ha sido uno de los descensos mas peligrosos del camino, lo hice por la carretera y había un cartel que alertaba a los ciclistas que debían tomar previsiones porque podían alcanzar hasta unos 15 km por hora. Fue una advertencia muy importante y prácticamente iba por la vía solo apretando los frenos, sin pedalear, como si anduviera en una moto. 

Luego llegue a un pueblo llamado Molinaseca, ahí me detuve para beber un jugo de naranja. Desde ahí hasta Ponferrada me encontré con una ciclovía muy buena. El camino para los ciclistas tiene pocos carriles, por lo que muchas veces hay que ir por la carretera junto a los vehículos o por el camino de piedras donde va la gente a pie.

Realmente es un camino mágico por la hermosa naturaleza, unas vistas que te llenan de paz en las que puedes encontrarte contigo mismo. Dicen que al menos una vez en la vida deberías hacer el camino, esta recomendación la confirmo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *